miércoles, 16 de agosto de 2017

2.50

not that big
not that love
mistaken, perhaps
gold does not long forever
after all

miércoles, 1 de marzo de 2017

2.49

Tengo la carne macilenta, un plástico que cubre mis facciones.
Tengo cada vez menos pelo, un muro de las lamentaciones.
Trabajo once horas al día, no soy pobre,
soy precario en alegría, tengo un perro que come
dos veces al día. Se llama Truman y es un chucho,
se supone que cada día me late más el corazón,
tanta sangre y tanto músculo y tanta arteria, ¡por favor!
Vivo en la ciudad de la luz, calles empedradas,
escribo en los cafés de las plazas en cuadernos manuscritos,
leo a todas horas, sin motivo, vivo en un hogar desencantado.
Me ha crecido un secreto del tamaño de una sombra vespertina,
un calor, un fuego en la garganta, lloro a ratos en mi piso
cuando nadie me ve, cuando nadie me mira, cuando
nadie me toca.

domingo, 18 de diciembre de 2016

2.48

A un día de las vacaciones y no sé qué hacer con mi vida
cómo viajar a otra ciudad a otro país sin dinero sin coche sin patines
todo lo que sé se lo debo a la precariedad vital/laboral/animal
a un perro sin collar antiparasitario
a un circo sin fieras
sólo payasos
a veces viajar consiste en desplazarse al centro para un espectáculo familiar en domingo
aunque no tengas familia
ni coche ni patines ni casa ni nada
por no tener no tienes más que mierda en las tripas, así habló mamá,
filósofa implacable, juez indómita,
puede que no tengas en esta vida nada nada nada
pero coges esto y lo tienes todo.

viernes, 15 de abril de 2016

2.46

Llamábamos hogar a cualquier lugar donde cupieran libros
que compramos en ferias de segunda mano, en promociones
de grandes cadenas,
de libros regalados en aniversarios o hurtados de pequeñas librerías supervivientes.
Pero ignorábamos que los libros no son capaces de todo,
no hay libros que planchen o preparen el tupper con el almuerzo del día siguiente,
no hay libros que aún te abracen a deshoras, que saquen al perro a medianoche,
no hay libros que salven la colada o froten la porcelana del váter
no hay libros para mantener a flote un hogar
no hay libros no hay libros
no hay libros suficientes
si un hogar somos
tú y yo.

miércoles, 25 de noviembre de 2015

viernes, 16 de octubre de 2015

2.44

Te daré mis estrellas
los juegos
                la zancadilla
te daré, si así quieres,
mil preguntas sin respuesta:
¿por qué las hormigas son negras? ¿qué es más fuerte, un león o un rinoceronte?
¿por qué se llama tierra la tierra? ¿por qué tienes los ojos tan rojos?
¿por qué yo no soy mayor? ¿por qué me ha dicho granuja? ¿y por qué?
¿y por qué?
Pero déjame antes llegar alto,
déjame que me lo crea todo
ya tendrás tiempo de desgarrarme el pecho
y que todo se llene de leche y de preguntas.
No sé la forma de los monstruos
no sé la faz de Dios
no sé la medida del tiempo
no es como si quisiera tus respuestas.

sábado, 24 de enero de 2015

2.43

No sé cómo ni por qué
al cerrar el libro
lloré en silencio
en la estación de tren
como una niña
sin juguetes en noche de Reyes.

lunes, 5 de enero de 2015

2.42

(noche de Reyes, 2015)

EN NOCHES COMO ÉSTA

De eso que ya no se te vuelven las tripas ni se te pone el corazón en la garganta.
Te cortas los pelos de la nariz.
Amanece más temprano, si cabe.
No sabes por qué, en silencio


lloras.

viernes, 7 de noviembre de 2014

2.41

vosotros los hombres
construisteis las ciudades
y construisteis las máquinas
construisteis construisteis
vuestros hijos no entendían
por qué tanto trabajo si ya están las máquinas
construisteis los robots
para construir más máquinas
por qué? por qué? por qué tanto trabajo?
preguntaban vuestros hijos
buñuelos de carne y hambre
de sueño y babas
de gritos y piojos
mole de ruido azul y electricidad
vuestros hijos se preguntaban
para qué tanto trabajo
y tanto robot y tanta máquina
pero el hombre siempre quiere más
aunque a veces menos es más
a menos leña, más frío
a menos pan, más hambre
a menos padres, más hijos
a más robots, más máquinas
más trabajo
vosotros los hombres
olvidasteis el campo
y olvidasteis el mar
y jamás os detuvisteis
a contemplar los astros
la sopa de oscura materia surcada de luciérnagas
porque el fulgor en la noche
os recordaba al miedo
al fulgor de las bombas
al fulgor del fuego
al fulgor de la leche
de repente teníais tanto miedo
que os resguardasteis en las fábricas
hasta que
todo
estaba
deshecho.

lunes, 8 de septiembre de 2014

2.40

A Francisco
No tiene nombre, no.
Es una erupción en el esófago que lo engulle todo,
un miedo repentino a qué,
una sombra de un futuro acrónico,
un desliz de un presente pantanoso.
Has intentado aprender a respirar bajo el agua,
has deseado respirar bajo el agua,
sentir el líquido por tus conductos,
has querido hundirte más que nada.
Vivir en un trampolín nunca fue fácil;
por más que niegues toda la literatura
y todos los besos del mundo
-en el fondo, por más que niegues lo único válido-
aún no sabes respirar.
Pero existe un lugar, una esfera en el mundo,
existe una persona-planeta, una cueva, un osario,
existe -después de todo- una razón para volver.
Siempre hay motivo para aprender algo nuevo,
a veces no estaría de más empeñarse en olvidar.
Por lo pronto, salvemos el pellejo:
la cumbre de tu pecho, la paz de tu saliva.

jueves, 14 de agosto de 2014

lunes, 11 de agosto de 2014

2.38 cuando muere un payaso

no es fácil
retomar la película que observabas
digerir el cruasán con mantequilla
nada es fácil cuando muere un payaso

porque ya nadie va a invocar al cazador
a apagar incendios armado con barra de labios
y joder, quién le entregará su último beso a Campanilla

cuando muere un payaso
esta hora se hace menos genial
es tremenda la imagen que recoge la mente
de ese instante_exabrupto_solitario
porque bajo la nariz y la peluca y la depresión atroz como un caballo
vive un hombre
diminuto
solo
que cuenta un último chiste
que nadie ríe.

lunes, 4 de agosto de 2014

2.37

lo urgente lo importante

me entregaste
un corazón plúmbeo, una coraza
que desarmaste indolente,
incansable de tanto amor, creías.
me cubriste
de nieve, corazón tan níveo,
tan blanco, tan cristal de escarcha
bajo el pecho, tan desmadejado
como un copo milimétrico.
decidiste
que bien valía la guerra del amor
un retiro, una coartada, un alto el
fuego.
el fuego.
alto el fuego.
dejad que sople el viento,
que desmonte el argumento
como se desmonta un cuerpo
una vida
en fin
como se desmonta un nombre
en los labios
así
en pavesas
.
.
.

miércoles, 30 de julio de 2014

2.36

Otra noche ha vuelto Federico. Sus labios
fragantes témpanos de amor, sin consuelo
afrontan la tormenta sin cartas ni astrolabios;
avanzan presos del recuerdo, muerden el anzuelo.

Perdiste cuenta de cuántas cartas ya has quemado
y es inútil. Siempre vuelven y se instalan
cual fantasma preso en tu celda congelado
sus deseos y premuras se retuercen y calan.

Olvídalo; ya no es hora del recuerdo,
quien te maldijo y te arrojó a los cerdos
no merece un segundo: mantente cuerdo.

lunes, 21 de julio de 2014

2.35

tu fantasma

a veces me vela
me acompaña en silencio

tu fantasma

penumbra de noches
el beso escindido

la causa
la causa
la causa

mi carne tiembla
mis ojos tiemblan
el suelo tiembla
bajo mis pies

no hay exorcismo

viernes, 18 de julio de 2014

2.34

antes del temporal
llegué al kilómetro cero de tu garganta
al estado gaseoso
de la suerte

nada dura más que el hombre

maldita sea,
dije,
no quería cancelar el vuelo
maldito sea

nada dura más que el verbo

hay días
en que abro los ojos

y no estás

jueves, 17 de julio de 2014

2.33

la niña
nunca ha visto un ángel

el primer día de verano
padre pesca una carpa

es la carpa más grande del río

destellos de arcoiris desprenden
las escamas de los barbos

las piedras junto al río
no se mueven

el río no se mueve

nada se mueve

la niña abraza a la carpa
sabe
que es un ángel

martes, 17 de junio de 2014

2.32

Nacer. Respirar sin orden cronológico. Agitar los brazos
             mamá lo hacía a croll
             papá lo hacía al estilo mariposa
Hay días en los que me gustaría creer en algo.
Hay noches en las que me gustaría no pensar en ti.
Otro poema nasciturus, desnudo, calvo, sangrante,
a medio hacer.

jueves, 12 de junio de 2014

2.31

Toda la droga del mundo la he tomado esta noche, porque esta noche es San Antonio
y yo vivo en Lisboa por voluntad propia, y siempre he sido pobre pero no esta noche.
por eso me he tomado toda la droga del mundo y he leído a Antonio Muñoz Molina
pero yo lo que quiero es beber vino en la calle y comer sardinas y ser un pArias
Lisboa me ha venido grande, pero Truman me ha venido pequeño, supongo,
hoy me ha devuelto Hacienda los desechos de meses de hambre y preocupaciones desproporcionadas
la sangre no, la sangre es mía, y el teléfono de inmigrante al que sólo llegan mensajitos,
pero nadie me escribe cartas postales y amor en papel y sólo me apetece beber vino,
detesto el vino, sólo quiero beber sardinas y vino, la verbena de San António, la calle, el mundial
He llegado a la triste conclusión de que sólo en estas circunstancias concretas puedo SER FELIZ

miércoles, 11 de junio de 2014

2.30

Francisco, que duerme y duerme y sueña y sueña
Y qué
si el cemento es mimbre, y la mimbre escapa con el viento.
De madrugada todos los perros son Truman, y todos los gatos son Pardos.
De madrugada he comprendido que es mejor no dormir solo,
que a veces vale la pena aguantar al sueño y los párpados y la medicación.
Que a veces basta con volver la vista
                                   cerrar los ojos
                                   oír el temple de los pulmones
como si soplaran el vidrio de esta campana color carne.
La palabra exangüe no ha tenido aún lugar en vuestras conversaciones de desayuno,
en la ciega confianza del despreocupado idioma
las nociones de una fe ajena a la perspicacia de los lebreles,
la coacción de otro tiempo y otra parte y otro ruido en la ciudad sin nombre.
Te has quitado al fin la camiseta: hay doscientos tatuajes potenciales, cicatrices ciegas
de dedos, de carne, de palabras.
Sea como sea hoy puedes respirar: aún hay tiempo para reescribir la Biblia
aún hay tiempo
para volver la vista y soplar el vidrio.
Esta partida es mejor jamás jugarla solo.
La respiración tiene otro ritmo ahora que mides los segundos con cuatro o seis pulmones,
que levantas una oreja y estás alerta a cada coletazo, a cada pesadilla, a cada sueño,
pero es más fácil sobrevivir a todo
JUNTOS.

lunes, 2 de junio de 2014

2.29

La diferencia entre un lunes y un viernes,
todo lo que cabe en un fin de semana,
un despropósito de siglos
abocado a acabar así, raquítico
a las puertas de otro templo.
O puede que fuéramos ciertos,
como la herradura en los cascos,
plásticos como el cartílago,
rígidos como la férula.
Otra excusa, otra historia pospuesta,
otro olvido inenarrable.
Una carrera a fondo por la Historia
sin descanso, otro viaje
al infinito universo,
una magnánima celebración del arrumaco,
otro sueño, otra ficción de siglos, un caballo
desbocado bajo el pecho.
Una tragedia griega,
un bocado a la tajada de sandía,
el chupete que resbala de la cuna,
una pangea de caramelo resquebrajada,
una herida que cicatriza mal.
Un deseo,
un deseo,
un adiós.
Supongo que no fuimos más que eso:
un accidente en el paisaje.

lunes, 19 de mayo de 2014

2.28

Te arrancaré el corazón para verlo latir entre las manos.
Me cubriré con tus tripas calientes, hedientas.
Ungiré la piel de mis omóplatos, de mis rodillas
con tu sangre.
Esculpiré en tu calavera un cenicero
y posaré tus dedos, uno a uno.
Para que ya no nos duela,
para que ya no nos dure
el peso del cerebro
a cada paso,
de las venas en las piernas y los brazos
que nos convierten en un sumidero.
A ciencia cierta tus manos,
único cáliz del mundo,
silencio de mis entrañas.
Pero serán tus ojos, sí, tus ojos
el prisma o el caramelo
donde observarme,
porque nada ha sabido plasmar la luz
como tu retina a mi grito mudo.

sábado, 3 de mayo de 2014

2.27

Se fue el día del fin de la esperanza por el desagüe,
otros más jóvenes que yo loarán el papiro no entregado a los demiurgos.
Otros más jóvenes que yo velarán los cadáveres de Rilke, Lorca y Foster Wallace
y arrojarán sus sombras como cuervos al indispensable mundo editorial neoyorquino.
Entonces quién defenderá la tesis de la excepción,
la tesis de un lenguaje sin desgastar por escuderos traidores a la tinta,
por soldados enamorados de actrices y judías y espías de la Gestapo,
quién defenderá la tesis de la Gran Novela Europea: apátrida, precaria, sucia,
literatura deudora de una guerra subrepticia y ajena a los libros de Historia,
un conflicto que no yace en los libros
un conflicto que no yace  no yace
libros, dijiste, tengo una habitación hecha de libros.

domingo, 13 de abril de 2014

2.26

A Francisco, que a mi lado sueña 
Nos envolvía tan tersa la luz
que parecíamos la caricia de un gigante.
Encontramos en Setúbal un refugio de siglos,
una cala sin rocas,
una farola en paz con el mundo.
Decidimos olvidar la desmemoria de la piel,
reinterpretar las sábanas,
detener el tiempo -si es que el tiempo
es plástico-, conciliar la meta
y la salida.
Nos envolvía tan tersa la luz,
y era primavera en la ciudad
de los corazones macilentos.
Nos envolvía tan tersa la luz,
tan tersa la paz de un cachorro...

miércoles, 9 de abril de 2014

2.25

Serás una especie de milagro,
un obrador de la fortuna contra las cuerdas,
la estúpida manía de cerrar los ojos a lo cierto,
un ágape,
un depositario de deseos,
la Maga desaparecida en la Rue Combate.
Serás la última esperanza a la que aferrarme,
la ingrávida sensación de estar drogado,
los dos segundos antes de correrse,
un día con otra luz,
la gran belleza.
Será que has aprendido a ver el mundo
con otra perspectiva
y otro miedo.

miércoles, 2 de abril de 2014

2.23

No habrá piedad.
Ni resto del desgarro interno, del aleteo en la tripa,
la deshonra a deshoras.
No habrá tiempo muerto.
Un alfiler y un hacha son lo mismo
a esta distancia.
Una declaración, un desierto,
una aurora boreal desmemoriada.
Los diarios son los libros de Historia de los muertos.
Volverás a suspender esta reválida.
Y morirás solo, gris, devorado por
las fauces del pasado.

2.22

Vienes sin voz, como un ser mutilado,
una afrenta de ayer,
un escapulario, otro milagro viejo.
Sabes que las sombras saben a poco,
a escarcha decepcionada, a serrín
a las ondas que provoca un insecto
ante la tensión superficial.
Has cedido; has aprendido
que el fondo está cubierto de calaveras.

miércoles, 19 de marzo de 2014

2.21

Soy inexcusable.
Mataría por volver a contar tus pestañas una a una.
Mataría por volver a contar tus pestañas esta noche.
Contarlas, relamerme, despreciarlas.
Mataría por volver a contar tus pestañas cualquier día, cualquier hora, cualquier precipicio sólo contar tus pestañas. 
Vade retro satana

lunes, 17 de marzo de 2014

2.20

Lisboa se nos ha hundido entre los dientes.
Todos sus puentes, sus castillos,
sus colinas hechas polvo.
Amor, se nos ha roto la ciudad de incertidumbre,
de hambre acumulada, de pendientes,
el café se lo lleva todo por delante: las casas,
los gatos, los adoquines, las latas de sardinas.
Hay un reguero de guerra en cada sombra de Alfama,
una desconfianza ciega se aferra a Belém,
Da la sensación de que la ciudad esté poblada de fantasmas,
de que el cuerpo esté vacío, cascarón roto
de una vida y un tiempo.
Has sido motivo de este Apocalípsis cíclico.

miércoles, 12 de marzo de 2014

2.19

Le creció la mala sombra por los pulmones y el músculo del corazón.
Encontró el lugar donde va a morir el miedo.
Abrió el pitón a presión.
Logró respirar.
Ganó la guerra.

martes, 4 de marzo de 2014

2.18

A P.
Contigo resultaba más fácil:
ya habías visto todas las películas, todos los versos,
todas las canciones del mundo, habías leído
todas las biografías
de nuestros ídolos.
Sólo nos quedaba una deuda por saldar;
sólo eso:
entregarnos a la piel,
el sudor,
los latidos.

viernes, 28 de febrero de 2014

lunes, 24 de febrero de 2014

2.16

Hoy lunes me ha dado por pensar
en la diferencia
entre un dato y un recuerdo,
entre un registro y un recuerdo.
He llegado a la conclusión de que la única distinción
es
que en el recuerdo cabes tú
que el recuerdo me devuelve las ganas de nombrar todos los puentes con mis dedos
de calcular la distancia
el tiempo
de calcular el espacio entre el recuerdo y el fondo del río.

miércoles, 19 de febrero de 2014

2.15

Es la canción del pirata,
bucanero negro, cieno de años de guerra.
La historia del bandolero alado
que roba el perdón a los niños,
que deja a los hombres en un vilo eterno.
Es la terna de sicarios, galanes toscos
de ron y de estrías de redes de pesca,
de cofres cautivos, de estrellas de suelo.
barbudos henchidos de siglos de espada
y cañones por banda, de carne tostada
y grietas por manos,
y nubes por ojos.
Es la canción de la sirena cautiva
en un mundo
entre las cábalas y el guiño,
el hoyuelo y la trampa,
mundo de marineros hechos de espuma.

lunes, 17 de febrero de 2014

2.14

El equilibrio del primer viernes de cada mes:
la expectativa puesta en los tobillos,
los pájaros en la cabeza,
mariposas en la tráquea,
la cadencia de la bomba en los pulmones.
La expectación de la tinta y los poros,
has degustado ochenta días de cuerpo a cuerpo,
mil mundos de cabarets sin firma ni dirección.
Todo esto para repetir la misma verdad de siempre:
el punto de equilibrio comienza en
el vacío.

miércoles, 29 de enero de 2014

2.13

La brecha
a Marco, que blandió una espada
Hay una brecha en el mundo
la que separa a Salieri de Mozart,
a Trunks de Vegeta.
Hay una brecha que separa
universos, emulsiones, el grano de la paja,
la izquierda y la derecha.
Una brecha hecha del bozo del miedo,
un lugar sin cobertura ni gracias ni por favor,
una brecha donde asoman manos
de uñas sucias y esmalte dañado,
de donde emanan cantos y sollozos.
Hay una brecha en el mundo
que separa ayer y ahora,
un pasado donde ya, ya, ya,
un futuro donde no, no no.
La brecha no tiene nombre,
porque Dios no tiene nombres para todo,
y esta fisura irredenta, calma,
eterna
se parece a un foso.
Por cada línea que divide una cosa
se unen dos nuevas.
Ay, hay una brecha ahí,
en el lugar cegado por la tapia,
una brecha por la que todos los hombres han cantado himnos,
han escrito cuentos, han hechos videojuegos y películas
que tratan de separar, de definir un concepto.
Sólo tú fuiste capaz de darle nombre.
Aún quema con esa intensidad candente
el día en que supiste señalar con un beso negado,
con un gesto esquivo, con un adiós,
un hasta siempre, un ya, ya, ya, un no,
el día en que me aparcaste solo y ciego
justo en medio de la brecha.

sábado, 25 de enero de 2014

2.12

Siempre demostraste cierta fascinación por los osos.
Supongamos que la culpa,
que el alma es un animal salvaje derogado
lleno de puntos muertos.
Reflejabas la sinestesia del método, la procura de
perdones.
Rencor. Recuerdo. Reo
de un momento hace ya
deshaz ya
rehaz más
concluye el duelo.
Siempre demostraste cierta fascinación por los monstruos.


viernes, 24 de enero de 2014

2.11

Me obnubilaste.
Me dejaste a medias, ave fénix a punto de la combustión,
corazón vacío, cáncer latente.
Me lo hiciste creer todo.
Que la carne y el cuerpo y el alma,
que los ojos y la risa y el perfume,
que la puntualidad y los besos y los vilos.
Me derrumbaste,
ola que bate en ciclo contra un muro gris,
niño que corre en la arena sobre castillos suicidas,
pequeña cría de foca entre leones marinos,
coral arrastrado por las aguas al fin del mundo,
eclosión de las noches de mareo,
naufragio de sangre.

sábado, 4 de enero de 2014

2.10

Está usted aquí.
Al final de la ciudad sin gestos,
la ciudad sin insectos ni horizontes ni desmanes,
en la ciudad-cuerpo.
Has contado ciento ochenta cuerpos
y desmembrado otros cuarenta y dos.
Has pretendido encontrar una razón en cada hoja de los árboles,
una excusa en cada grieta de esta acera histórica.
Está usted aquí.
A la distancia exacta entre la cabeza y los huevos,
punto cero de la boca del estómago,
certeza de labios nocturnos, perfume de azahar aterido.
Has afrontado la espera como un juego de espejos,
otra ausencia de sombras. Has recordado
la primera canción que bailasteis juntos en la cocina antes de que saltaran las tostadas,
el primer desencuentro en un bucle tecnológico,
has releído la primera carta de amor en vano.
En vano, has releído la primera carta de amor.
La primera carta de amor en vano no te dice nada en esta espera.
Está usted aquí.
La espera es un invento detestable del maligno.
La tensión en las horas, la atmósfera inestable del derribo infalible.
El cóndor sobrevuela el doble de la distancia entre dos cuerpos
-aún nadie ha sabido calcular la distancia entre dos cuerpos-
el magma de la lógica entre el olvido y el anhelo.
Dos caras, dos cruces de una misma moneda.
Usted está aquí.

viernes, 27 de diciembre de 2013

2.9


Las muñecas de porcelana han descendido de las baldas
una a una
han dejado un rastro de manos, de piernas, de pies, de orejas esquilmadas.
Las muñecas de vudú
se han arrancado agujas de los labios, de los ojos, de la espina medular,
han contorsionado sus vientres
en torno a una cerilla prendida.
Aquí tienes mis muñecas
blancas, delgadas, rotas, atravesadas
por mil alfileres, por mil vidrios, mil tijeras,
mis muñecas son
el último regalo:
eyección de sombras chinas,
aulario de memorias,
sino que pierdo.
Amor.

martes, 24 de diciembre de 2013

domingo, 22 de diciembre de 2013

2.7

El Lago Ness no arroja más misterios desde el fin de siglo diecisiete. Ya no quedan
ganas de levantar la cabeza ante la naturaleza de un Dios azul. La ira existe
antes que el recuerdo. Decido arrancar una a una las pestañas
de mi ojo izquierdo con una pinza de los Magos de Waverly Place. Distingo
entre los coches que se detienen a la puerta del colegio, coches con tubo de escape
de aluminio y coches que no son amarillos. El desorden: me pide que vuelva a
recoger la habitación, a deshacer la cama, a entrenar lunes, miércoles y jueves.
A comenzar la fiesta el sábado al desayuno melancólico con cruasanes de
pastelería de hojadre y mantequilla y a terminarla al borde de la nave del misterio.
Llego otro día, otra semana, otro año a la lección de geobotánica: Oceanía_Cordillera
Alpina_Machu Picchu. Es imposible determinarse en estado de extorsión sentimental
con el estómago lleno. Es imposible repasar los misterios de la Virgen sin creer en
tus falanges. Es posible a veces -sólo a veces- desglosar uña a uña sobre una
hoja de castaño. Fumar como un castrati. Game over. Game over. Game over.
Try again? Dije Sí, quiero aspirar el mal olor de tus sábanas a humedad contenida y
Sí, quiero aprovechar el yogur caducado en tu nevera para una nueva especie de bizcocho.
Tocata y fuga. Tocaste y tuviste suficiente. Tocaste agua. Retrotraes esta indecencia
adolescente a tu medio siglo de vida. Dije Total, un cigarrito más qué mal me va a
hacer. Total, un porrito. Total, una angina de pecho. Facilitaste su número al conductor
de la ambulancia y al conserje del hospital. Total, el teléfono lleva mudo más de diez años.
No todas las noches llueve ácido rosa en la ciudad de los neones resplandecientes,
ya las niñas recogen sus calcetines con la premura del que llega tarde a una cita pretérita.
Galdós es el nombre que más se repite en las lápidas de esta ciudad de neones volátiles,
todos los pensionistas y parados se reúnen a salpicar con sus botas de poliespán los autobuses
del ente público. Cada charco esconde un misterio, cada charco destila tres secretos a voces.
Un niño vino a saltar a tu puerta. Antes de mañana descubrirás la pintada de colores:
los sentimientos son exiguos para
la fiera dentro.

domingo, 15 de diciembre de 2013

2.6

La toalla. La humedad de la toalla en el quicio de la puerta.
Has apuntado más alto del infinito techo, una lástima
no levantar más de dos palmos del suelo en domingos sin resaca.
Destrozas tatuajes en pieles de desconocidos de discotecas que no venden agua,
escribes en foros anónimos donde por una vez te permites ser tú mismo,
siempre te creíste Mulder, pero cada vez más claro te devuelve el espejo el reflejo de Scully,
te hace dudar, pero tú quieres creer.
Te han convertido en la princesa de la fiesta irreal
cien pretendientes por banda, mil cañones por escrutar con la lengua.
Detente un momento, duda de todo, haz la pregunta incómoda:
¿qué circunstancias son tu yo? ¿qué cojones sabía Ortega de tus circunstancias?
¿Eres una víctima de sus circunstancias o de las decisiones de mierda de tu yo?
Temes saber que erras a cada circunstancia, que no fue él quien te hizo inclinar la cabeza,
drenarlo todo y hacer de tu mundo y de tu cuerpo un desagüe.
Eres el animal más roto de la manada. Has olvidado el aullido de guerra.

martes, 10 de diciembre de 2013

2.5

desde que eres
me ha crecido un agujero de gusano en el pulmón
aunque siempre acabo en un punto sin retorno
con más hombres que extremidades
con menos ciencia-ficción que falacias románticas
me siento atravesado por mil lanzas
como un toro de lidia
soy
antes de morir me lo llevaré todo
a tu paso

2.4 Nothing more than feelings

Ni mucho más ni mucho menos.
Sentir, sentir, sentir:
romper las gunfias machacar la distancia
creer en todo dudar acaso amar por qué
por qué
por qué
porque arrancarse la piel a bocados
ser incrédulo ataráxico escéptico
salvo en las distancias cortas en los segundos
de menos
en las sabanas mediante
Creer, querer, perder.
“Here in my heart you’ll always stay. Here in my heart – no matter what the words may say. You will stay here in my heart, no matter what the day. You will stay here in my heart no matter what they say, no matter what they compose or do, no matter what the drugs may do, or songs may do, or people may do, or machines will do to you. I will always have my feelings. Nothing can destroy them. ‘Cause I know that that is all that there is at the base.”

viernes, 6 de diciembre de 2013

2.3

Has besado con los labios prietos,
me has dado una caricia con tu boca,
has respirado el magma cósmico
has llorado
has vomitado
has decidido desear menos.
Has tomado aire mil veces,
te has dejado los pulmones en el colchón,
has sonreído,
has creído ver un hoyuelo,
durante esas milésimas de tiempo
te has enamorado.
Has decidido no cobrar este servicio,
has buscado el Corte Inglés más próximo
para comprar tortas de maíz.
Has cocinado fajitas con pimiento
y con cebolla y con tomate,
has medido las especias con la lengua,
has maldecido,
has comido una a una las tortitas,
has cerrado los ojos:
te has relamido.
Has cerrado los ojos.

lunes, 18 de noviembre de 2013

2.2

Dorothy no ha vuelto a casa.
Se sentó a echar la siesta bajo un árbol y la pilló el temporal.
Dice que tiene miedo.
¿Que tienes miedo?, le he dicho,
déjame que te hable del miedo. Le he hablado de Marco,
de las despedidas, de dejar tu casa antes de tiempo,
le he hablado de sobrevivir con quinientos euros
en un mundo sin magia. Le he hablado del sexo con extra-
ños
Le he hablado del miedo a crecer a destiempo, a no
crecer lo suficiente, a no aprender.
Le he hablado del miedo a la hoja en blanco,
del miedo a los libros. A no saber
escribir libros, a no saber hacer nada en realidad,
a no saber no saber no saber
no sé. Dorothy no tiene corazón, como los hombres
que entran, que salen, que siguen con sus vidas y no
tú no
sigues, no entras, no sales, tú estás
atrapado justo en el centro del tornado.

2.1

La marea
esa corriente que antes de llegar al mar pasa por tus facciones
que barre tus gafas y tu pelo, que vadea tu inmediata ausencia
y te deglute.
Los kilómetros de toneladas de hectáreas de infinitos universos de sal
que caben en las llagas
y no atardece en esta playa de marejada con poniente de cangrejos queimacasas
los cuerpos que baten las olas, las gaviotas que se aferran a los globos oculares
otra infinita ausencia, otro barco llamado Olvido, pero me acuerdo
de la arena donde no existe esta sombra y de los únicos seres
lo suficientemente grandes para soportar tanta derrota. Respiración:
falacia de Neptuno. Tanto azul, tanta desgana
tantos corazones destrozados en la orilla. Aprendí
que puede llevar dos vidas aprender a caminar sobre alfileres. Regurgitar
esta marea de chapapote en la garganta. Supongo que
siempre serás el ancla que me impide naufragar,
soy una boya comida por las algas.

sábado, 23 de marzo de 2013

100

las nubes lloraban tanta pena acumulada
Silvia Pérez Cruz

Hueles a caballos sucios en el prado.
Tienes la decepción de los ángeles en la mirada,
el rubor de los alcohólicos en tu pretendido autismo.
Partes de que el ser humano es una criatura de costumbres
y yo no soy paciente.
La fusibilidad de los hombres siempre puesta en entredicho,
de desahucio el corazón por primavera,
las manos, las manos, las manos, lo de menos.
No voy a usar la palabra cuerpo, la palabra carne, la palabra sexo,
no voy a usar lo físico del hombre,
lo tórrido del contacto, lo húmedo de la saliva;
no voy a hacer comparaciones por-
que basta con un punto de fuga entre las cejas
ti y por mí, por él, por ella, por nosotros, por todos ellos
que las comparaciones son odiosas.
El diluvio universal sólo deja huir a las palomas bajo la caja torácica,
los pterodáctilos se hacen un ovillo en la vejiga
para que Dios no nos vea
para que Dios no nos huela en este día del Juicio.
Tanto he buscado tanto te he perdido tanto te he retado
a morder más, a doler menos, a volar, volar.
Hueles a caballos sucios en el prado,
a agua quieta de montaña antes del deshielo del sol,
hueles a cebollas podridas en el cajón debajo del fregadero,
a mantas invernales que han sobrevivido a mil mudanzas,
hueles a la traición del asalto de lo inevitable.
Esto tenía que pasar tarde o temprano, y es más tarde que temprano.
Hueles a hombre: tu cuerpo, tu carne, tu sexo, tu saliva.
Sabes que sé a derrota y gloria, que la farándula del cielo
(el Cielo contigo, el cielo sin ti).
Eres el retablo que quisieron pintar los acromáticos,
cuando no existia el color magenta.

domingo, 10 de marzo de 2013

99. Granada

Las ciudades no respetan el sueño de los suicidas, y tú no eres una excepción.
Los yunques, el cielo de geranios y grúas monstruo
que arrebatan la aurora al cielo y al humo y al mundo.
Granada es todo lo que no hicimos:
el cielo que se viene sobre las cabezas
el suelo de un Pedro Antonio regado de vómito
los bares los bares los bares
legado de una historia inmarcesible.
Las niñas bonitas
los niños pasados
erasmus borrachos
Granada es dormir contigo.
O algo así.
La acidez del precipicio donde se aventuran los fantasmas
el verdor de la tarde que cae al ritmo de fusiles
la guerra de los niños en el parque infantil de las derrotas
las palomas, los buitres, las gaviotas
las gaviotas el triángulo la roca el menisco
Granada es dormir contigo.
Una guitarra_dime dónde_hecha de lumbre
un triquini_dime quién_resuelto en el establo
un dislate_dime qué_de agua como el suspiro del fantasma moro.
De la ciudad sin límites surgimos y a ella vamos
como el descabellado laberinto grana sin explosión
sin salida.
Granada era dormir contigo.
Granada fuimos.